Inversión

14 febrero 201723 junio 2017

Javier Molina y Alex Preukschat firman el capítulo del libro del libro dedicado a “¿Cómo invertir en la blockchain?”, una de las cuestiones más interesantes de las que propone esta nueva economía descentralizada. En el presente video Alex Preukschat pregunta a Javier Molina sobre el aspecto financiero de Bitcoin y de otras de las criptomonedas o tokens.  ¿Tiene Bitcoin la consideración de un activo de inversión? ¿Y otras criptomonedas? ¿Cuáles podrían tener esa consideración en un futuro y cuáles no?

Si pensamos en activos de inversión es probable que las primeras palabras que nos vengan a la cabeza sean acciones, bonos, divisas, materias primas, oro o inversiones inmobiliarias pero ¿podría añadirse en el futuro bitcoin y citarse con la misma naturalidad que las anteriores? Javier Molina es de esa opinión, “introducir el bitcoin suena duro porque aún no está muy standarizado ni hay un formato conocido, en plan ETF u otro instrumento donde poder adquirirlos fácilmente…” Sin embargo, el transcurrir del tiempo y la evolución de esta nueva tecnología en general y de bitcoin en particular nos obliga al final “a abrir un poco la mente y pensar en nuevas formas de guardar nuestro ahorros” y es ahí donde puede entrar bitcoin  porque tiene “los tres principios básicos que tú solicitas a un activo financiero”.

A lo largo del video, Molina explica estos tres principios a los que alude -liquidez, rentabilidad y riesgo- y va desgranando cada uno de ellos desde la óptica de bitcoin, comparando comportamientos de otros activos. “Es verdad que hace unos años teníamos ciertos problemas y era más difícil y un proceso más complicado” hacer este tipo de valoraciones pero “hoy en día se han superado muchas de estas complicaciones y el perfil de riesgo que en 2013 podría calificarse de muy arriesgado hoy es arriesgado a secas…” En este sentido, Molina apuesta por introducir “un pequeño porcentaje de nuestra inversión buscando una mayor rentabilidad a cambio un mayor riesgo” y expone las ventajas de esta decisión, “en primer lugar te descorrelaciona”, es decir, que la cotización de bitcoin nada tiene que ver y en nada le afecta el comportamiento de los índices bursátiles o las subidas y bajadas que puedan sufrir las inversiones en divisas fiat. “Eso permite que una porción pequeña de mi inversión logre incorporar esta descorrelación dentro de mi porfolio –siempre según el perfil del inversor, subraya- y además nos posibilita otra cosa importante como es diversificar”. Sin embargo, no todo son ventajas, obviamente “también vamos a incrementar la volatilidad de mi porfolio pero a cambio puedo acceder a una rentabilidad mucho mayor”. La volatilidad de bitcoin es una cuestión recurrente desde el nacimiento de esta moneda en 2009. “Es cierto. No podemos negar la evidencia” pero nada mejor que realizar un análisis de la misma para encontrar patrones positivos, “en 2013 la volatilidad actualizada a 60 días era de 180% hoy estamos a niveles de 45-50%, una volatilidad del 16% anualizada significa que de media el activo bien sea un bono o una acción o un piso sube o baja un 1% al día” Así que es evidente como dice Molina que esta volatilidad existe pero también se confirma la otra recompensa asociada a bitcoin porque “en el 2013 bitcoin valía 400 dólares y –a fecha de la grabación del video- vale 1200”.

Un análisis más exhaustivo de todas estas posibilidades están recogidas dentro del capítulo donde se hace un especial hincapié en la ponderación de bitcoin dentro de una cartera de inversión. Durante la entrevista, Molina esboza estas posibilidades y cita los trabajos y análisis recogidos en el libro llegando a una conclusión, que “bitcoin es una activo apto que puede valer como inversión”. Y probablemente en el futuro no sea el único token con esta consideración porque el mercado de las criptomonedas crece día a día y “también lo veremos a lo largo del tiempo”, tomando siempre las inversiones con cautela pero empezando ya “a tener una visión más positiva” de todo este nuevo universo tecnológico.

JAVIER MOLINA JORDÁ

Economista y Master en Mercados Financieros. Ha sido responsable de productos cotizados y director de productos estructurados para Banca Privada en Société Générale. Así mismo, ha estado al mando de la Mesa de Equity Derivatives para América Latina en Société Générale New York. Actualmente es analista independiente y colaborador económico en El Confidencial y de TokenCapital.com.